Empresas con ingresos menores de 50.000 euros no declararán el impuesto de sociedades